Av. "B" 829, Colonia Seattle, Zapopan, Jalsico
hola@comunidadbiblica.org

LO QUE ENSEÑAMOS

Enseñamos que la Biblia es la Revelación escrita de Dios para los hombres, que ha sido inspirada verbalmente en toda palabra y es absolutamente integrante en los documentos originales. Afirmamos la infalibilidad, suficiencia y autoridad de la Escritura.

Enseñamos que no existe más que un Dios vivo y verdadero, un Espíritu infinito que todo lo conoce, perfecto en todos sus atributos, uno en esencia, que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, cada uno de ellos equitativamente merecedor de adoración y obediencia.

Enseñamos la deidad de nuestro Señor Jesucristo, Su nacimiento virginal, Su vida sin pecado, Sus milagros, Su muerte sustitutoria y expiatoria por Su sangre derramada, Su resurrección corporal, Su ascensión a la diestra del Padre y Su regreso personal en poder y gloria.

Enseñamos que la salvación del hombre, el cual es pecador y está perdido, es instantánea y se lleva a cabo exclusivamente por le poder del Espíritu Santo a través de la instrumentación de la Palabra de Dios cuando el pecador arrepentido, capacitado por el Espíritu Santo, responde en fe. La salvación es completamente la obra de Dios por gracia, basándose en la obra redentora de Jesucristo, por el mérito de Su sangre derramada, y no por méritos y obras humanas. Todos los redimidos son guardados por el poder de Dios y de esta manera están seguros en Cristo para siempre.

Enseñamos que el Espíritu Santo es el Agente sobrenatural y soberano en la regeneración, y que bautiza a todos los creyentes en el Cuerpo de Cristo en el momento de la salvación. El Espíritu Santo también habita en el creyente, le santifica, instruye, capacita para servir y le sella para el día de la redención.

Enseñamos la resurrección corporal tanto de aquellos que son salvos como de los que no lo son; los salvos resucitarán para vida y los que no son salvos para condenación.

Enseñamos que todos aquellos que ponen su fe en Jesucristo son inmediatamente colocados por el Espíritu Santo en un cuerpo espiritual unido, la iglesia, de la cual Cristo es la cabeza. El propósito de la iglesia es glorificar a Dios mediante la edificación de sus miembros en la fe, la instrucción de la Palabra, la comunión, el guardar sus ordenanzas y extender y comunicar el evangelio al mundo entero. La formación de la iglesia, el Cuerpo de Cristo, comenzó el día de Pentecostés y se completará cuando Cristo venga por los suyos en el rapto.

 

Para leer la declaración de fe completa (documento PDF), haga click aquí.