Acerca de ICB

Nuestro nombre define quiénes somos. Primeramente somos una iglesia, una asamblea de personas llamadas por Cristo para vivir para glorificar a Dios y extender Su reino, por medio de vivir y proclamar la verdad. Segundo, somos una comunidad, donde buscamos tener comunión genuina dentro de la familia de nuestra iglesia y una puerta abierta para quienes nos rodean. Como miembros de un cuerpo, buscamos preservar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz (Efesios 4:3). Como luz en nuestra comunidad, somos un lugar de paz para aquellos en el caos, un lugar de perdón para los culpables y un lugar de esperanza para los desesperados. Finalmente, todo lo hacemos de manera bíblica, siendo la Palabra de Dios la autoridad máxima de lo que creemos y enseñamos.

Lo que creemos

Creemos que la Biblia es la Revelación escrita de Dios para los hombres, que ha sido inspirada verbalmente en toda palabra y es absolutamente integrante en los documentos originales. Afirmamos la infalibilidad, suficiencia y autoridad de la Escritura. 

Creemos que no existe más que un Dios vivo y verdadero, un Espíritu infinito que todo lo conoce, perfecto en todos sus atributos, uno en esencia, que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo,
 cada uno de ellos equitativamente merecedor de adoración y obediencia. 

Creemos la deidad de nuestro Señor Jesucristo, Su nacimiento virginal, Su vida sin pecado, Sus milagros, Su muerte sustitutoria y expiatoria por Su sangre derramada, Su resurrección corporal, Su ascensión a la diestra
 del Padre y Su regreso personal en poder y gloria. 

Creemos que la salvación del hombre, el cual es pecador y está perdido, es instantánea y se lleva a cabo exclusivamente por le poder del Espíritu Santo a través de la instrumentación de la Palabra de Dios cuando el
 pecador arrepentido, capacitado por el Espíritu Santo, responde en fe. La salvación es completamente la obra de Dios por gracia, basándose en la obra redentora de Jesucristo, por el mérito de Su sangre derramada, y no por méritos y
 obras humanas. Todos los redimidos son guardados por el poder de Dios y de esta manera están seguros en Cristo para siempre. 

Creemos que el Espíritu Santo es el Agente sobrenatural y soberano en la regeneración, y que bautiza a todos los creyentes en el Cuerpo de Cristo en el momento de la salvación. El Espíritu Santo también habita en el
 creyente, le santifica, instruye, capacita para servir y le sella para el día de la redención. 

Creemos la resurrección corporal tanto de aquellos que son salvos como de los que no lo son; los salvos resucitarán para vida y los que no son salvos para condenación. 

Creemos que todos aquellos que ponen su fe en Jesucristo son inmediatamente colocados por el Espíritu Santo en un cuerpo espiritual unido, la iglesia, de la cual Cristo es la cabeza. El propósito de la iglesia es glorificar
 a Dios mediante la edificación de sus miembros en la fe, la instrucción de la Palabra, la comunión, el guardar sus ordenanzas y extender y comunicar el evangelio al mundo entero. La formación de la iglesia, el Cuerpo de Cristo, comenzó
 el día de Pentecostés y se completará cuando Cristo venga por los suyos en el rapto. 

Para leer la declaración de fe completa, haz click aquí.

Equipo

Alberto (Al) Solano

Alberto (Al) ha servido como pastor maestro en ICB desde el 2017. Está a cargo de la predicación, el liderazgo y la enseñanza en la iglesia. Leer más.

Marco Serna

Marco es responsable de cuidado pastoral y el ministerio de niños y evangelismo. Graduado del Instituto Bíblico la Roca, él y su esposa Mary tienen cuatro preciosos hijos.

Alberto Solano Sr.

Habiendo dirigido el equipo de plantación de ICB, Alberto (papá de Alberto Jr.) se encarga de la administración y logística. Él y Rosy y tienen cinco hijos.